Problemas digestivos/de absorción

Generalmente, los problemas digestivos y de absorción de los nutrientes conducen a la desnutrición. Normalmente se produce en una amplia gama de enfermedades, como el síndrome de intestino corto, la enfermedad intestinal inflamatoria y la insuficiencia pancreática.

El denominado síndrome de intestino corto se produce cuando una combinación de pérdida de intestino como resultado de una extirpación o una disfunción del intestino restante reduce la absorción intestinal de modo que resulte difícil satisfacer los requisitos de líquidos, electrólitos, macronutrientes, minerales y vitaminas mediante la nutrición normal. Los síntomas del síndrome de intestino corto incluyen diarrea voluminosa, sed y pérdida de peso.

Los pacientes que sufren de insuficiencia pancreática presentan una menor producción de enzimas digestivas, dando lugar a problemas de digestión y absorción. El páncreas produce la mayor parte de las enzimas digestivas, que son sustancias esenciales para la digestión de nutrientes y, por lo tanto, resultan importantes para la utilización nutricional. En particular, los pacientes con pancreatitis crónica corren un mayor riesgo de sufrir desnutrición.

Las enfermedades intestinales inflamatorias incluyen la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo desde la boca hasta el ano, mientras que la colitis ulcerosa es una enfermedad mucosa restringida al colon. Los mecanismos que contribuyen a la desnutrición en las enfermedades intestinales inflamatorias incluyen un menor consumo de alimentos por molestias, diarrea y restricciones alimentarias. Asimismo, los problemas de absorción de nutrientes, el aumento de los requisitos de nutrientes, producto de la fiebre y la inflamación, así como las interacciones entre fármacos y nutrientes, contribuyen a la desnutrición.

Como resultado de los problemas de digestión y absorción de nutrientes de estas entidades patológicas, la tolerancia de las denominadas dietas enterales predigeridas (dietas de oligopéptidos) se considera una buena opción terapéutica. En el caso de la ausencia de tolerancia de la nutrición enteral, se debe plantear la nutrición parenteral.

Fresenius Kabi ofrece productos parenterales y enterales especialmente adaptados para el manejo alimentario en pacientes con problemas de digestión y absorción.